Francisco renovó su pedido por “las comunidades cristianas perseguidas en el mundo”