La polémica campaña de ropa infantil que provocó indignación por la extrema delgadez de las modelos