Nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado