Otro suspendido

Nuevamente, la violencia volvió a manchar a nuestro fútbol.Esta vez los lamentables sucesos tuvieron lugar en Tucumán, cuando la parcialidad de San Martín rompió el alambrado e intentó ingresar al campo de juego cuando su equipo caía 2-0 ante Gimnasia y Tiro de Salta. La Policía rápidamente intentó combatir a los fanáticos y todo terminó en un verdadero escándalo que obligó a la suspensión del partido cuando iban 38 minutos del segundo tiempo.

La campaña del Santo tucumano es muy mala y marcha penúltimo en la zona 0 del Federal A, con apenas nueve puntos luego de idéntica cantidad de juegos disputados. La gente, enojada por los malos resultados, manifestó su bronca de la peor manera.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *