lunes, junio 24, 2024
NacionalesSociedad

A pura promo, el cine resiste y bate récords de público

A pesar de la piratería y las TV grandes, la cantidad de espectadores creció 44% en 4 años. Por los descuentos, la entrada se paga en promedio $ 40. También seduce por el 3D y la calidad de sonido.

En una era de televisores grandes, DVD “piratas” y películas por Internet, el hábito de ir al cine sigue muy vigente. Y ni siquiera la recesión, que obligó a las familias a limitar sus salidas, logró sacar público de las salas. Lejos de eso, tiene una convocatoria récord. Un logro impulsado por títulos atractivos, pero también por un sinfín de promociones que lo mantienen accesible para la clase media.

La venta de entradas viene en alza desde 2009 y creció desde entonces un 44%. En 2013, según el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), hubo 48,3 millones de espectadores, la cifra más alta en al menos 15 años. Y en 2014, hasta mayo, el auge siguió.

“Pese al contexto económico, en el primer tramo de este año el público continuó en alza. Recién en junio bajó mucho, pero fue por el Mundial. Aún así, el primer semestre cerró con niveles de asistencia casi iguales a los del 2013 récord”, comentó Gabriel Feldman, gerente de los cines Multiplex. “Sucede que hoy no existe salida más económica que el cine –agregó–. Con las promociones, la gente paga en promedio cerca de $ 40. Y con eso accede a una completa experiencia de esparcimiento de dos horas”.

En Capital, de jueves a domingos el precio de una entrada ronda los $ 70 y sube a $ 80 en salas 3D. Pero esos valores caen hasta 50% otros días o al usar las rebajas y “2×1” que casi todas las cadenas dan a usuarios de ciertas tarjetas o “clubes”, a los que compran por Internet o a cualquier cliente interesado a través de distintos canales.

Así, según el Incaa, hoy el precio promedio en Capital es de $ 43,86: un 24% más que hace un año. Y al menos un tercio de los espectadores, dicen empresarios, ya entra sin pagar el precio completo.

“Venimos de años con buenos títulos y un público que respondió como hace dos décadas no lo hacía. El crecimiento también se debe a que muchas salas instalaron equipos digitales. Eso permitió que cines del interior ahora puedan estrenar al mismo tiempo que en Capital, recuperando un público que habían perdido por la piratería”, añadió Oscar Ortiz, dueño de Lumiere Films, una firma que programa y asesora a cines de todo el país. Como informó Clarín, el 53% de las salas ya se “digitalizaron”.

El alza también muestra que los argentinos, a la hora de ver películas, siguen prefiriendo la pantalla grande frente al sillón y la TV. Gabriela Fabbro, investigadora en cine de la Universidad Austral, lo atribuye a que ir al cine es “mucho más que ver un filme”. “Parte del placer está en tomar la decisión de verlo e ir a un lugar especializado para disfrutarlo. Es uno de los pocos ritos que nos quedan y es muy gratificante”, opinó. Y destacó que el cine sigue brindando una experiencia “técnicamente superior”: la pantalla es siempre más grande, el sonido es mejor y muchas películas se ven en 3D, un formato ausente en televisores que desde 2011 elige 1 de cada 4 espectadores.

“Hoy vemos un intento de optimizar y potenciar la experiencia sensorial del cine. Crece la compra de las entradas vía Web para evitar las colas. Se consideran importantes la gaseosa y el pochoclo. Y se buscan las promos para gastar menos”, indicaron Ximena Díaz Alarcón y Mariela Mociulsky, directoras de la consultora Trendsity.

“Para una familia de clase media, ir al cine con los chicos es aún un gasto posible –explicaron–, pero no lo ven como barato. Porque más allá de las entradas, el consumo incluye pochoclos, bebidas y quizás una visita al fast food.

En todo pueden irse más de $ 500 ”.

Un balde de pochoclo y una gaseosa, o un combo con nachos o chipás, hoy salen entre $ 50 y $ 70. Dicen en el sector que por ahora esas ventas se mantienen. Según creen, es porque mucha gente, para ahorrar, hoy prefiere “picar” en el cine y volver a casa, en vez de seguir la salida en el restorán.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *