jueves, junio 13, 2024
InternacionalesPolitica

Balotaje: Silva y el PSB se definen este jueves, y el Círculo Militar dio su apoyo a Neves

Los principales dirigentes del socialismo se reunieron y este jueves harán saber su posición, mientras tanto, el ala más dura de los militares que defiende lo hecho en la dictadura, dio su apoyo al candidato del PSDB.

La ex candidata presidencial del socialismo en las elecciones del pasado domingo en Brasil, Marina Silva, dará a conocer finalmente mañana su posición frente al balotaje que disputarán el 26 la presidenta Dilma Rousseff y el opositor Aécio Neves, que avanzan en una tarea a dos puntas para tejer alianzas con las demás fuerzas y trazar sus propias estrategias para esta nueva etapa.

Aunque buena parte de la expectativa está puesta en la decisión de Silva y el PSB -que lograron casi el 20 por ciento de los votos-, uno y otro adversario para la segunda vuelta ya empezaron a sumar respaldos.

Silva y los principales dirigentes del socialismo se reunieron esta tarde para avanzar en una definición, que anunciarán mañana en conferencia de prensa, aunque el comunicado de anoche de la fuerza pareciera inclinar la decisión hacia el apoyo al socialdemócrata Neves.

“Los resultados del domingo pasado reflejaron una posición de insatisfacción frente a las condiciones existentes en Brasil, expresando sentimientos de cambios”, afirmó el PSB en su texto, que de alguna manera reivindica al 54 por ciento que sumaron las distintas variantes de la oposición.

A la espera de esa decisión y aún sabiendo que los votos no se transfieren mecánicamente, Neves recibió hoy el apoyo del pastor evangélico Everaldo Pereira, quinto en la compulsa del domingo último.

Aunque Pereira sumó apenas el 0,75 por ciento de los sufragios -un total de 780.500-, su definición y la del Partido Social Cristiano (PSC) tiene mucho de simbólico por el peso de la comunidad evangélica en el país y porque la fuerza tendrá un senador y 12 bancas de diputados desde el año próximo.

“Tras escuchar a nuestros parlamentarios, la dirección nacional (del PSC) decidió que Aécio es la mejor opción para nuestro Brasil, para la modernidad del país, para cuidar a los pobres y más necesitados, para cuidar a los emprendedores y para extirpar la corrupción”, explicó el pastor.

Otro apoyo que hoy sumó Neves, bastante más incómodo, fue el del Club Militar, que reúne a uniformados retirados y defensores de la dictadura 1964-1985, que justificó su decisión en la necesidad de evitar la “profundización del socialismo” que significaría la reelección de Rousseff.

Para el grupo de militares, Neves “es una esperanza concreta de poner fin a la era petista”, porque posee las “credenciales necesarias para interrumpir el proyecto de poder del PT, que marcha hacia la sovietización del país”. La gestión del PT es “una página negra de la historia”, señaló el Círculo.

Antes de la primera vuelta electoral del domingo pasado, la entidad había respaldado a la ecologista Marina Silva por ser la “menos peor” para derrotar a la mandataria, que estuvo presa y fue torturada durante la dictadura.

Del otro lado, Rousseff recibió el respaldo tácito del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) -un desprendimiento del PT del 2004-, que el domingo logró un nada despreciable millón y medio de votos.

La mandataria habló por teléfono con el popular diputado Marcelo Freixo, en un gesto que apunta a sumar por izquierda.
Con todo, la candidata del PSOL, Luciana Genro, adelantó que sus votantes no apoyarán a Neves “porque representa un retroceso, pero eso no significa que el respaldo sea para Dilma”, porque ninguna de las dos postulaciones “representa el programa del PSOL”.

En rigor, quedan otros 6 candidatos que no definieron qué harán el domingo 26, aunque su peso es más bien pobre: ninguno alcanzó el 1 por ciento de los votos.

Mientras, el oficialismo busca avanzar en una estrategia que parece tener poco de novedosa y sí mucho de refuerzo de elementos ya usados: aprovechar la buena imagen del ex presidente Lula Da Silva, reforzar el acento puesto en los logros sociales de los 12 años de gestión y, en paralelo, exhibir el desinterés del PSDB por la política social oficialista.

Sobre este punto, el Folha de San Pablo revela en su edición de hoy que el comando del PT está reuniendo declaraciones de dirigentes socialdemócratas que critican los planes de asistencia, como forma de buscar el voto de los sectores más pobres que respaldaron a Marina Silva en la primera vuelta.

Uno de los textos que será mostrado, según el sitio Brasil247, es uno del 2004, en el que el PSDB se refiere al programa Bolsa Familia como “asistencialista” y “Bolsa Limosna”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *