Corrupción, nepotismo y mentiras: intenso debate entre Dilma Rousseff y Aécio Neves

Los candidatos que competirán en la segunda vuelta de la elección presidencial se enfrentaron por primera vez solos antes del ballottage; el ex gobernador de Minas Gerais habló del caso Petrobras y la presidenta, sobre una obra que considera “moral ni ética”.

Acusándose mutuamente de mentirosos, corruptos y algunas cosas más durante casi dos horas, la presidenta brasileña Dilma Rousseff y su rival en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo 26 de octubre, Aécio Neves , protagonizaron el martes su primer debate televisivo.

Neves tomó la iniciativa del ataque al acusar a la mandataria de no mostrar “indignación” ante las revelaciones hechas a la Justicia por un ex director de la petrolera estatal Petrobras, quien confesó que destinaba un tres por ciento del valor de todos los contratos firmados a agrupaciones oficialistas, entre ellas el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff.

“Es absolutamente increíble lo de Petrobras, pero usted sólo se indignó cuando se filtraron los testimonios, y no frente a su contenido”, disparó el representante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

“Mi indignación frente a todo lo que ocurre de irregular, incluso en Petrobras, es la misma de todos los brasileños, así como es total mi decisión de castigar a todos los involucrados, ya sean corruptos o corruptores”, respondió Rousseff.

La presidenta afirmó que las investigaciones sobre el escándalo en Petrobras resultaron de la independencia otorgada por su gobierno a la policía federal, y sostuvo que casos de corrupción ocurridos durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso (también del PSDB) no han sido investigados, y “todos los acusados de escándalos están en libertad”.

Rousseff dirigió el consejo administrativo de la paraestatal entre 2003 y 2010 mientras era ministra de Minas y Energía y luego jefa de gabinete de la Presidencia, período que también comprenden las denuncias. Sin embargo, la mandataria dice que no tenía idea de dichos sobornos.

“Tengo una vida de lucha absoluta contra la corrupción y no me he visto involucrada en esas acusaciones”, dijo Rousseff, en el canal televisivo Bandeirantes, en el primero de cuatro debates antes de la segunda vuelta para las presidenciales.

NEPOTISMO E “INMORALIDAD”

Por su parte, Rousseff apuntó contra su rival cuando le pidió que explicara por qué, cuando era gobernador de Minas Gerais, construyó un aeropuerto en una propiedad de su tío en el municipio de Claudio. “No creo que sea algo moral ni ético”, afirmó, sobre el caso que fue objeto de investigación del Ministerio Público y luego archivado.

El candidato del PSDB rechazó la acusación, y aseguró que el Ministerio Público “confirmó la legalidad de las obras del aeropuerto en Claudio”, que fue construido en un área expropiado a la hacienda perteneciente a su tío.

“Hice miles de obras y todas las obras fueron certificadas como correctas’- respondió Neves-. Hice el aeropuerto en una región próspera donde hay más de 150 industrias”.

“Usted no puede hacer su campaña sólo con mentiras. Usted miente a los brasileños para quedarse en el gobierno, y su gobierno se convirtió en un mar de lodo”, disparó, y subrayó que al concluir su mandato en ese estado, tenía un 92% de aprobación.

La mandataria también lo acusó de “nepotismo” por emplear en Minas Gerais “a su hermana, su tío, tres primos y tres primas”. “La conmino a que diga dónde trabaja mi hermana. Su propaganda es mentira tras mentira. No es verdad”, respondió Neves.

ECONOMÍA Y PLANES SOCIALES

En el plano económico, el fuerte de Neves, Rousseff resaltó los logros sociales de su gobierno y los de su predecesor Luiz Inacio Lula da Silva, al tiempo que relacionó a Neves al Brasil de la década de 1990, cuando subieron significantemente el desempleo y la inflación.

“Usted pasó todos los límites y está en la fabulación, en el peligroso terreno de la leyenda. Nadie cree que el origen del Bolsa Familia [el programa social impulsado por el PT que beneficia a 50 millones de brasileños pobres] esté en el PSDB”, dijo Rousseff, después de que Neves quisera atribuir a su partido la base de sus famosos planes.

“Las únicas propuestas sociales que usted presenta son la continuidad de mis proyectos”, agregó la presidenta.

Neves aseguró que la inflación (6,5% a 12 meses, en el techo de la meta oficial), no está bajo control como asegura Rousseff.

“Hay miedo, miedo de que el PT gobierne por cuatro años más (…) Un país que no crece no genera empleo. Los empleos de mejor remuneración se fueron al exterior” y “la industria tuvo su peor desempeño en 50 años”, lanzó Neves.

Brasil tendrá un crecimiento apenas por encima de cero en 2014, según las previsiones de analistas y del Fondo Monetario Internacional.

“Usted está fabulando, inventando una historia que no existe. Tenemos la menor tasa de empleo en la historia de las últimas tres décadas [5%]”, respondió Rousseff.

“Su gobierno perdió la capacidad de generar confianza, de atraer inversiones”, sostuvo Neves, sin adentrarse en detalles de cuál sería su política económica.

En la última década más de 40 millones de brasileños ascendieron de la clase baja a la clase media, y el gobierno redujo de manera significativa la pobreza extrema y sacó al país del mapamundi del hambre global elaborado por las Naciones Unidas.

“Su gobierno llega al final con nostalgia, porque la economía tiene bajo crecimiento, bajo nivel de empleo, y luego las acusaciones de corrupción llevan a la indignación a todos los brasileños”, lanzó Neves.

El popular ex gobernador, que obtuvo el 34% de los votos el pasado 5 de octubre, se ve ahora más favorecido al recibir el apoyo público de Marina Silva, quien quedó en tercer lugar con un 21%.

Según los últimos sondeos, Rousseff -quien reunió el 42% de los votos en la primera vuelta- y Neves están técnicamente empatados en el índice de preferencias de los brasileños. El Instituto Datafolha y el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) apuntan al opositor en leve ventaja con un 51 por ciento de las intenciones de voto frente al 49 por ciento de la mandataria.

Todos los resultados significan un empate técnico, ya que las encuestas tienen margen de error de dos puntos porcentuales, hacia más o hacia menos.

[embedvideo id=”pSkk1lx6Trk” website=”youtube”]

Agencias AFP, AP y DPA.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp