miércoles, febrero 21, 2024
Golazo HD

¿Cuál es la interna de la barra de River?

Desde hace una semana se corría el rumor de que la barra disidente de River, mejor conocida como “La banda del Oeste”, iba a copar la tribuna en el duelo contra Godoy Cruz por Copa Argentina, con el objetivo de recuperar el poder que tuvo desde la década del 90 hasta el 2007, año en que lo perdió en manos de la facción de Ingeniero Budge, también con derecho de admisión luego de las irregularidades que se encontraron en el Monumental por la final de vuelta de la Copa Libertadores 2018 frente a Boca.

Y fue así como enarbolando una bandera con el lema “Nosotros somos la historia”, el Zapatero Flores, el Clon Hernán y Saviolita Núñez agruparon a 200 personas, sin derecho de admisión, de Constitución, Flores, Palermo, Hurlingham y otros barrios, y se dirigieron a todo trapo por el centro de la ciudad de Lanús para liderar la escena.

¿Por qué eligieron este partido? La organización de la Copa Argentina no es tan puntilloza y a cada uno le permitía sacar hasta cuatro entradas con tarjeta de crédito, lo que facilitaba un potencial tiroteo entre representantes de ambos bandos, ya que algunos no pueden comprar tickets ni ingresar al Monumental por partidos oficiales.

Pero los de Ingeniero Budge, que se prepararon para la emboscada, solo llegaron hasta la calle Madariaga entre Las Piedras y Margarita Wield, donde se exaltaron al advertir la presencia policial, intentaron hacer caso omiso a las directivas de los uniformados y opusieron resistencia.

¿El resultado? Más de medio centenar de personas quedaron detenidas por portación de armas blancas y de fuego, a tan solo 400 metros de donde se hubiese producido el fatal enfrentamiento, además de realizar amenazas a la dirigencia de su propio club a través de pasacalles.

De esos 51 hinchas de River, 25 contaban con derecho de admisión, y entre ellos se encuentran el “Gordo Ale”, de 46 años, y su hijo “El Brian”, de 26, cabecillas de la facción en cuestión, según precisaron fuentes policiales.

En el lugar se incautaron un revólver calibre 44, dos pistolas, una 9 milímetros con la numeración suprimida y un calibre 380, más proyectiles. También dos camionetas Chevrolet S10, una Volkswagen Amarok y seis automóviles Honda, Volkswagen Bora, Gol Trend, Renault Fluence, Ford Focus y Fiat Uno.

Esta historia quedó al borde el abismo ya podría tener un nuevo capítulo en los próximas días, sobre todo porque se avecina la semifinal de la Libertadores 2019 contra Boca, un gran negocio para aquellas personas que están decididas a matar o morir para quedarse con el botín, que el año pasado fue de 14 millones de pesos.

Fuente: TyC Sports

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp