El Consejo Superior de la UNS aceptó la propuesta para que “Watu” sea declarado Doctor Honoris Causa (PM)

Representantes de docentes, estudiantes y no docentes reunidos en el Consejo Superior de la Universidad Nacional del Sur aprobaron por unanimidad la propuesta presentada por numerosas agrupaciones y sectores universitarios y no universitarios y dieron curso al trámite para declarar a David “Watu” Cilleruelo como Doctor Honoris Causa Post Mortem de esa casa de altos estudios

“Watu”, un símbolo de la militancia estudiantil, era oriundo de General Roca y cursaba Ingeniería Industrial. Militaba en la Federación Juvenil Comunista y a comienzos de 1975 fue electo secretario general de la Federación Universitaria del Sur. El 3 de abril de ese año fue asesinado en un pasillo del edificio de Alem 1253 por miembros de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) que se desempeñaban como custodios del encargado del rectorado, Remus Tetu.

Numerosos testimonios señalaron como autor material a Jorge “Moncho” Argibay, quien falleció impune. Otros acusados enfrentan actualmente el proceso penal por estos y otros hechos, acusados de crímenes de lesa humanidad que se lleva a cabo, justamente, en el Aula Magna de la UNS. Junto a la marplatense Silvia Filler constituyen los únicos casos de estudiantes asesinados adentro de una universidad por razones políticas.

Como se ha destacado en numerosos actos de conmemoración y memoria, “la motivación, la planificación, la ejecución y la selección de la víctima de dicho crimen se relacionan plenamente la militancia política de quien resultó asesinado”

La resolución aprobada da curso “al pedido de otorgamiento del título Doctor Honoris Causa Post Mortem de la Universidad Nacional del Sur al alumno David Hover ‘Watu’ Cilleruello como acto reivindicatorio de la militancia política universitaria y acto reparador del rol institucional cumplido, antes, durante y después de la persecución y asesinato del mencionado y sus compañeros, ya sean estudiantes, docentes, investigadores o no docentes”. Destaca que “resulta un acto de reparación histórica, institucional y simbólica reconocer a la víctima no sólo su condición de tal sino también los derechos abruptamente cercenados”

Ahora, el Consejo Superior dará intervención al Rectorado y por su intermedio, a la Subsecretaría de Derechos Humanos, para que eleven una nómina de cinco referentes de Derechos Humanos que integren una Comisión ad hoc que asesore a este Consejo Superior sobre la postulación en trámite. No es la primera vez que la casa de altos estudios otorga un reconocimiento post mortem de este tipo. Raúl Alfonsín fue el primero, y recientemente se aprobó el del humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado, más conocido como “Quino”.

En 2006 se dispuso incorporar al Calendario Académico el 3 de abril de cada año como el “Día de los Derechos Humanos de la UNS”, en conmemoración del crimen de Watu. En 2016 se denominó “David Watu Cilleruelo” al Aula 1 del edificio de 12 de Octubre y San Juan, y en 2019 se hizo lo propio con la calle central del Campus Palihue.

Este año el Consejo Superior, en su repudio al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, destacó que es “responsabilidad ineludible de las Universidades Nacionales mantener en el tiempo el recuerdo del período más nefasto de nuestra historia nacional como ejercicio de memoria social para recordar a las víctimas del Estado terrorista y reflexionar sobre las consecuencias que implica sustituir el Estado de Derecho”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp