domingo, mayo 26, 2024
Internacionales

El Vaticano estudia un importante cambio que reclaman algunos sectores de la Iglesia

El papa Francisco instituyó una nueva comisión para continuar con el estudio de una apertura a un diaconado femenino, como reclaman algunos sectores de la Iglesia, en un relanzamiento del grupo que ya había instituido hace cuatro años.

“Asumo el pedido de rellamar o reabrir la comisión para el diaconado femenino con nuevos miembros para seguir estudiando cómo existían en la Iglesia primitiva”, había prometido Jorge Bergoglio en octubre pasado, al clausurar el Sínodo de obispos dedicado a la Amazonía en el que se planteó el tema.

Si bien Juan Pablo II había clausurado en los hechos la posibilidad del diaconado femenino en 1994 con su carta apostólica “Ordinatio Sacerdotalis” al sostener que Jesús eligió a 12 apóstoles hombres como servidores, Francisco agregó durante su regreso de Armenia en 2016: “Nosotros hemos escuchado que en el primer siglo había diaconisas”.

“La mujer piensa de otro modo que nosotros los hombres y no se puede tomar una decisión buena y justa sin escuchar a las mujeres”, justificó en esa línea.

El diaconado es el primer grado de ordenación en la Iglesia católica, seguido por el sacerdocio y el episcopado. Entre las funciones permitidas a los diáconos (hoy sólo hombres mayores de 35 años) están la proclamación del evangelio, la predicación y la asistencia en el altar, la administración del sacramento del bautismo y el presidir matrimonios, dar bendiciones, pero no pueden celebrar misa ni confesar o dar la unción de los enfermos.

La discusión sobre el diaconado femenino había iniciado durante el Sínodo de Obispos de 2015 cuando el arzobispo canadiense Paul-André Durocher había planteado que “el Sínodo debería reflexionar seriamente sobre la posibilidad de permitir el diaconado femenino, porque abriría el camino a mayores oportunidades para las mujeres en la vida de la Iglesia”.

Comentarios

Comentarios

comentarios