Hay Bianchi para todo el 2014

El Virrey quiere siete refuerzos para la próxima temporada; quiénes son los que irían en junio.

da 3 de abril, Boca acostumbra festejar su cumpleaños. Ayer, a 109 años de su fundación, hubo un banderazo que reunió a cientos de fanáticos en Casa Amarilla, aunque pocos motivos hayan encontrado los hinchas para celebrar. Porque Boca, ahora, está más cerca del último que del primero en la tabla del torneo Final; los resultados y el rendimiento del equipo distan mucho de lo esperado. Ya desde las primeras fechas se observaba que el conjunto dirigido por Carlos Bianchi no terminaba de armar una estructura convincente para erigirse en protagonista, y ahora, aunque los números le dan una chance lejana, con ocho fechas por delante Boca está fuera de la lucha por el campeonato, en un semestre en el que sólo tenía que apuntar todo al certamen local. Y la caída en el superclásico acentuó los aspectos negativos, como sucedió en la caída ante Rosario Central (1-2), donde reflejó su falta de capacidad -futbolística y anímica- para sostener un resultado favorable. Ayer, Antonio Rattin, un histórico del club, fue muy crítico. “Bianchi fue un gran técnico. Pero de recuerdos no se puede vivir. Hoy las cosas no le salen”, dijo a la Radio La Red.

Para el final de la temporada faltan dos meses. Mucho tiempo para un Boca marginado de la pelea grande, un lapso en el que algunos rendirán examen, otros empezarán a decir adiós y también se pensará en una renovación. En ese contexto, Bianchi se reunió ayer con el presidente Daniel Angelici, en una charla que duró casi una hora. Si bien el club tiene la potestad de cancelar el contrato al final de la temporada, y más de un dirigente no está conforme con este cuerpo técnico, Angelici le reiteró su respaldo al Virrey y la decisión de que continúe al frente del equipo. En la misma reunión ya se empezaron a bosquejar variantes. Para cambiar este panorama gris, según indicaron allegados, Bianchi consultó sobre la posibilidad de sumar siete u ocho refuerzos, ya que en esta parte de la temporada no hay limitaciones en cuanto a la cantidad de incorporaciones.

Entre esos cambios, debe tenerse en cuenta que si habrá muchos nombres nuevos es porque varios dejarán en club. En la posible lista de salida asoman Agustín Orion y Pablo Ledesma, que hace unas semanas protagonizaron un conflicto interno que enojó bastante a la dirigencia. Más trascendente será lo que suceda con Juan Román Riquelme. Angelici se niega a anticipar las negociaciones por la renovación del contrato del gran ídolo del club, y va a esperar el final de la temporada para sentarse a hablar con Román. Pero, al ser consultado la semana pasada, el presidente dijo que “el tiempo pasa para todos”, en una posición contundente. Y en esto habrá que ver si influye la opinión de Bianchi.

Luego habrá que ver la opinión del hincha. El recuerdo aún es fresco: en diciembre de 2012, en un partido contra Godoy Cruz, en la Bombonera, los hinchas, con cánticos, expresaron su descontento con la intención de Angelici de renovarle el contrato a Julio César Falcioni, el entrenador por entonces, y el apoyo hacia Riquelme. Con esa presión a cuestas, hubo un cambio de decisiones en la cumbre y el presidente llamó a Bianchi, que despertó de la siesta. Allí comenzó una gestión que, tras 16 meses, no tuvo los resultados que se esperaban. El domingo, Boca volverá a jugar contra Godoy Cruz en la Bombonera. Si los resultados no alteraron el afecto que tiene por ellos, se entiende que Bianchi y Riquelme -volvería a ser titular- tendrán el apoyo de la gente. Pero, en cierto modo, todos -jugadores, cuerpo técnico y dirigentes- estarán en las próximas fechas bajo la lupa de la tribuna.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *