Igualó Indiana. Hoy Manu juega el segundo

Le costó y sufrió, pero Indiana le ganó a los Wizards por 86-82 y así igualó 1-1 la serie. La figura fue Roy Hibbert, quien terminó con 28 puntos, 9 rebotes y 2 tapas. Scola jugó 10 minutos: 1 punto, 2 robos y 1 rebote. El viernes, en Washington, el tercero.

Fueron dos rachas que lo sacaron del pozo, en el tercer cuarto y en el último. Porque reaccionó a tiempo, Indiana logró igualar la serie ante Washington, que otra vez lo tuvo al borde del nocaut. El triunfo trajo tranqulidad y dejó mejores sensaciones para el futuro. Igualmente, entre el viernes y el domingo, de visitante, tendrá que pescar un nuevo resultado positivo para recuperar la ventaja de localía.

También recuperó a Roy Hibbert, como noticia central. El pivote llegó al partido con un promedio en playoffs de 5.5 puntos, sin anotar en el primer choque, y cuestionado hasta por su amigos íntimos. Pero se despachó con una producción notable, de principio a fin, en un duelo contra el polaco Marcin Gortat (21 puntos y 11 rebotes).

Hibbert (28, 9 y 2 tapas) fue bien alimentado en la zona pintada y esta vez desde sus 2.18 metros prevaleció ante Gortat o el brasileño Nené, gracias a su gancho que tira desde las nubes. Y lució entusiasmado, concentrado y motivado con su renovado presente.

Luis Scola, que volvió a participar poco (10 minutos), falló sus 4 lanzamientos largos, metió un libre por falta técnica a su marcador, robó dos pelotas y agarró un rebote. Pero al porteño se lo vio con otro ánimo. Sabe que tendrá más oportunidades y que el DT Frank Vogel cuenta con sus servicios.

En momentos críticos, en medio del miedo escénico y con el presidente Larry Bird preocupado en la platea, Indiana metió un parcial de 15-1 y pasó a ganar 63-56, a los 32 minutos. Fue el momento de Lance Stephenson, quien no había sumado en el primer tiempo y se despachó con 10.

Del otro lado, Washington padecía la mala noche de su perímetro: John Wall, Bradley Beal y Trevor Ariza encaraban los tres minutos finales del choque con un pobre 10-29 de cancha. La paridad la bancaban Gortat y Nené (14 y 5 tableros).

Un doble de George Hill y una volcada espectacular del hasta entonces tibio Paul George abrieron el camino. Los Wizards se apuraron, seleccionaron mal sus triples, no la metieron y terminaron de entregar la bandera en las manos de Hill, quien taponó a Wall y se quedó con la pelota, a 42 segundos del cierre.

El doble largo de Stephenson y dos libres acertados por David West, le pusieron el broche (86-82). Los Pacers mataron algunos fantasmas, sí. Todavía necesitan mejorar bastante para cumplir el primer objetivo trazado, llegar a la final del Este.

Fuente: Olé.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp