jueves, abril 25, 2024
Golazo HDNacionales

La selección de básquetbol, partida en dos generaciones

La imagen puede ofrecer más de mil palabras. Ahí en la terraza del Hotel Zira, en Belgrado, se juntaron para una foto Marcos Delía (22 años), Matías Bortolín (21), Nicolás Laprovittola (24), Facundo Campazzo (23) y Tayavek Gallizzi (21). Son la ilusión y el futuro. También la preocupación del presente. Y aunque suene contradictorio, no lo es.

El equipo argentino está literalmente partido en dos. No se trata de peleas, nada de eso. Generacionalmente, hay dos bloques, por un lado, los Sub 23 recién mencionados. Por el otro, el segmento de la Generación Dorada que no acepta alejarse: Pablo Prigioni (37 años), Andrés Nocioni (34), Luis Scola (34), Leo Gutiérrez (36) y Walter Herrmann (35). El plantel se completa con dos amigos de una camada intermedia, Selem Safar (27) y Marcos Mata (28).

Hay diez años de diferencia entre el primer grupo y el segundo. Un contundente ejemplo deja bien expuesta esa brecha. El 10 de diciembre de 1993, Leo Gutiérrez debutó en la Liga Nacional jugando para Olimpia, de Venado Tuerto, contra Santa Paula. Tenía apenas 15 años y 7 meses, cuando Matías Bortolín recién cumplía ocho meses de vida.

El recambio, la presencia de este grupo de jóvenes fue algo muy solicitado muchas veces y debe ser celebrada. Pero habrá que tener más paciencia que nunca. La gira europea mostró que la adaptación al primer nivel no es sencilla y no se consigue de un día para otro. La selección fue muy inferior en los dos amistosos jugados en Serbia, contra los locales y Puerto Rico.

Facundo Campazzo, el único de los jóvenes que ya participó en un gran torneo (Juegos de Londres 2012), analizó: “Estoy contento por compartir otro proceso con este grupo, que es muy competitivo. Vamos de menor a mayor, vale equivocarse ahora y no hacerlo más adelante. Los partidos amistosos nos están sirviendo mucho, sobre todo éstos en Serbia”.

Los amistosos son para eso. La única verdad se conocerá el 30 de agosto, cuando el Mundial se ponga en marcha en Sevilla para la Argentina. Allí no habrá rotación programada para que todos tengan su espacio. Los minutos serán para los que garanticen un juego de jerarquía y le den al equipo la posibilidad de ganar. Las primeras fechas son ante Puerto Rico y Croacia, no se puede arrancar despacio y esperar una mejora. Hay que jugarse la clasificación desde el primer día.

Nicolás Laprovittola lo cuenta así: “Soy consciente de que los jóvenes no sólo tenemos que aprender, sino también tener nuestro protagonismo, buscarlo, ir por más en cada partido. Cada uno en su rol, poder dar lo mejor para el equipo, sea en el puesto que sea. Tenemos que intentar tomar responsabilidades porque el equipo lo necesita. Al ser nuestro primer mundial de mayores es difícil prever cómo nos puede ir. Tenemos un buen equipo y una buena forma de trabajar. Sabemos que en la etapa de grupos hay que intentar lograr la mejor posición para buscar un mejor cruce”.

La selección está a horas de viajar rumbo a España, donde el lunes próximo jugará su último amistoso antes del Mundial con el equipo local, en Madrid. Julio Lamas tiene otra vez la compañía de la Generación Dorada. No hay dudas con ellos. El trabajo más interesante será integrar a estas cinco jóvenes promesas de modo tal que el funcionamiento no se resienta. Que haya lugar para ellos ya es una buena noticia.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *