Lo que se viene: El debate y la paritaria bonaerense

La interpretación sobre el aumento otorgado este mes, un eje de discusión entre el Gobierno y los gremios.

El 8,28 por ciento de aumento que el gobierno bonaerense pagará a los docentes con los sueldos de enero y febrero es visto de forma totalmente diferente por el Ejecutivo y los gremios. Para el primero, la suba es a cuenta del acuerdo paritario al que se arribe para el 2015. Para los sindicatos, una suerte de compensación de la paritaria 2014, pues afirman que fue carcomida por la inflación y que los maestros nunca recuperaron el poder adquisitivo perdido. Esas dos miradas opuestas estarán en la base de la discusión salarial que tomará envión en la reunión pautada para el 9 de febrero. Ese 8,3, como redondean los participantes de las negociaciones, se aplicó sobre el salario de bolsillo de la maestra de grado sin antigüedad. De tal modo, el mismo pasó de los 5.000 pesos que alcanzó en agosto pasado -cuando se abonó la segunda cuota del aumento acordado para el 2014- a 5.414 pesos.

Cabe remarcar que ese incremento se aplicará sobre el salario de bolsillo; el básico, por su parte, aumentó un 21,6 por ciento. Ahora bien, los gremios ya hablan de un arreglo “de marzo (2014) a marzo (2015)”. Es decir que incluyen el 8,3 por ciento en la paritaria del año pasado. A punto tal que un dirigente sindical confió a este diario que “el incremento de la paritaria 2014 terminó siendo del 47 por ciento para la maestra de grado que recién se inicia y del 38,3 por ciento en promedio para toda la escala salarial docente”. ¿Qué cuentas hizo? Al 38,7 por ciento de aumento que se fijó en marzo del año pasado para la maestra de grado sin antigüedad, le sumó el 8,3 por ciento que se acordó el último 5 de enero para los dos primeros meses de este ejercicio. En tanto, al 30 por ciento promedio de mejora salarial que se arregló en 2014 para todos los docentes, el dirigente en cuestión también le agregó el 8,3. En otras palabras: los gremios docentes, como se dijo, elevarán al Gobierno un pedido de incremento salarial que tomará como ‘piso’ el 47 por ciento para la maestra de grado y el 30,8 por ciento como promedio de todas las categorías. De ahí para arriba. En los búnker sindicales ese punto no se discute.

Otro gremialista fue más gráfico aún. “Por poner un ejemplo: si evaluamos que el reclamo debe ser de un 40 por ciento de aumento, no vamos a solicitar el 32; ese 8 que se arregló a principios de enero es a cuenta, y en una muy pequeña proporción, del poder adquisitivo que perdimos en 2014 y que el Gobierno no atendió, ni aplicando la cláusula de revisión del acuerdo paritario ni otorgando una suma fija a fin de año”, subrayó. En cambio, desde el Gobierno considerarían el 8,3 a cuenta de la paritaria 2015. Así, esas miradas opuestas concentrarán gran parte del debate destinado a determinar el incremento de haberes de los docentes para el ciclo lectivo que dará comienzo el 2 de marzo. A propósito de esa fecha, los gremios ya comenzaron a reclamar con fuerza al Ejecutivo que la propuesta final se realice con tiempo para que sea puesta a consideración de los respectivos plenarios y congresos sindicales.

En el encuentro paritario del miércoles, ese pedido lo puso sobre la mesa la secretaria gremial del Suteba, Laura Torre. Ayer, en diálogo con este diario, lo remarcó la presidenta de la Feb, Mirta Petrocini. Y añadió: “Se debe aumentar fuertemente el básico y al mismo tiempo el salario de bolsillo, porque la mejora sobre el básico aún no llega a impactar en los bolsillos docentes”, enfatizó.

Fuente: El día.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp