River busca el paso que lo lleve a la soñada definición de la Copa Libertadores

Desde las 21, el conjunto de Gallardo se medirá con Guaraní por la revancha de las semifinales del torneo; el 2-0 en la ida alimenta la ilusión millonaria de llegar a la final, después de 19 años; el reemplazante de Ponzio, la duda central.

En el mismo escenario en donde fue eliminado a falta de una jornada para que terminara la etapa de grupos por el modesto Nacional, de Paraguay, seis años después, River intentará sellar la clasificación a la final de la Copa Libertadores, ese torneo históricamente esquivo, más allá de las conquistas de 1986 y 1996. De ayer a hoy, la transformación, porque no es una casualidad que los millonarios estén a un paso de subir al último peldaño de una competencia compleja en lo deportivo y también en la logística, barreras que fue franqueando con carácter, juego y retoques tácticos que el técnico Marcelo Gallardo fue manejando según la ocasión. Desde las 21, Guaraní, la formación sorpresa dentro del póker de equipos que llegaron a las semifinales, será el examinador, pero también el rival que tiene que descubrir sus cartas para revertir la victoria 2-0 que edificó River en el encuentro de ida, hace una semana, en el Monumental.

La lluvia, la humedad y el viento resultaron simples contratiempos en la espera de la delegación que aguarda el partido alejada del ruido y el movimiento descontrolado de la zona céntrica. River se instaló en el Yacht Club, un hotel distante a 9 kilómetros, con tantas comodidades que el grupo apenas abandonó el predio para ejecutar el trabajo táctico con el que Gallardo ensayó la formación. Justamente el Muñeco es el único sobreviviente de aquella última incursión con derrota (4-2) por el estadio Defensores del Chaco en la Copa Libertadores; saltó desde el banco de los suplentes y acortó la brecha con un espléndida definición. Lejos de celebrar, miró desafiante hacia el banco de los suplentes, reprochándole al DT Néstor Gorosito que lo hubiera relegado de la formación.

Ahora, desde otro lugar, Gallardo hizo que River, desde hace un tiempo, fijara un patrón de juego. Ahí está uno de los secretos de por qué este plantel, a pesar de los recambios de piezas -en el reciente mercado de pases se marcharon Teo Gutiérrez y Ariel Rojas, dos jugadores titulares- la estructura no se resiente. Claro que para este trascendental partido (de superar las semifinales, los millonarios romperán la barrera de 19 años sin presencias en una final de la Copa), el técnico se encuentra en un pequeño laberinto. No le faltan músculos ni recambio, pero la ausencia de Ponzio es una baja que obliga al entrenador a esperar y a estudiar en detalle la fórmula para resolver la ecuación. Ponzio, que ayer se sumó a la delegación a pesar de estar suspendido por acumulación de tarjetas amarillas, es el termómetro del temperamento con el que anda el resto. Si hasta pasó de ser un jugador al que se lo miraba de reojo, a convertirse en uno de los más aplaudidos cuando se anuncia la formación.

“El equipo lo tengo en la cabeza hace días, pero recién mañana [por hoy] se los confirmaré a los jugadores. No me pregunten por nombres, sería una falta de respeto para los que no están anunciados”, se escudó Gallardo, que para la vista de los que observaron el trabajo táctico dejó dos incógnitas: Mayada o Lucho González y Pity Martínez o Driussi. El uruguayo hizo, frente a Atlético de Rafaela, una tarea que lo impulsó a estar en la consideración; Pity fue determinante para desnivelar en el encuentro de ida frente a Guaraní. ¿Tabaré Viudez? Anoche, todavía se esperaba el transfer; si llega, será suplente.

La efervescencia que transmite el equipo se refleja en los hinchas. Muchos ya están instalados desde ayer en esta ciudad para alimentar el sueño. Las 8800 entradas que Guaraní le cedió a los millonarios se agotaron en menos de una hora, hace más de una semana, pero se especula que vía terrestre llegarán muchos más sin tickets, ya que hay un remanente de localidades correspondientes a la parcialidad paraguaya sin vender.

El presidente Rodolfo D’Onofrio pidió que aquel que no tenga entradas no viaje, pero es difícil contener tanta ilusión, esa que genera este River.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp