Algunos gremios docentes piden al futuro gobierno mantener políticas K

 

Cuando todavía restan más de dos semanas para el decisivo ballottage que definirá al próximo Presidente, los gremios docentes con representación nacional ya le empezaron a marcar la cancha al futuro gobierno. Si bien aún no deslizaron números sobre el reclamo de recomposición que llevarán a la próxima ronda de paritarias sectorial, anticiparon que exigirán al sucesor de Cristina Fernández que garantice la equiparación del piso salarial docente con el salario mínimo, vital y móvil, y alertaron a las futuras autoridades sobre su determinación de defender a ultranza las políticas en materia educativa consagradas durante la administración kirchnerista.

Esa postura quedó expuesta en un acta-compromiso que 4 de los 5 sindicatos docentes con representación nacional que participan de la paritaria (Ctera, Sadop, Cea y Amet) suscribieron llamativamente ayer en un encuentro con el ministro de Educación, Alberto Sileoni, quien dejará su cargo el próximo 10 de diciembre.

Uno no firmó La Unión de Docentes Argentinos (UDA), una de las principales organizaciones del sector que forma parte de la CGT oficial de Antonio Caló, fue el único gremio que no participó de la reunión ya que, en la opinión de su titular, Sergio Romero, “se trató de un acto sin sentido” porque “estos son temas que tenemos que discutir con quién sea el futuro Presidente”.

Desde uno de los gremios que firmó el acta con Sileoni explicaron a este diario que el sentido del pronunciamiento fue el de remarcar “la importancia de lo construido estos años y la necesidad de darle continuidad a futuro a nivel nacional y en cada una de las provincias”. “No se trata de ninguna amenaza. Vamos a privilegiar el diálogo y la negociación al conflicto”, aseguró uno de los dirigentes del sector.

Mientras los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires ya reclamaron a la electa gobernadora, María Eugenia Vidal, que convoque cuanto antes a la paritaria bonaerense par evitar conflictos en el inicio del ciclo lectivo y hasta deslizaron un pedido de aumento en torno al 40%, las organizaciones que ayer se reunieron con Sileoni evitaron anticipar su pedido. “Eso se va a conversar con el ministro de Educación del futuro gobierno, no corresponde ahora dar números”, comentó un vocero sectorial, aunque sostuvo que los gremios insistirán en su planteo para que el piso salarial docente, actualmente fijado en $ 5600, se equipare al sueldo mínimo, vital y móvil, que desde enero será de $ 6060.

“La idea es que después haya una actualización automática de acuerdo al salario mínimo”, indicó el dirigente. El acta suscripta por los gremios docentes nacionales, entre otros puntos, establece la necesidad de “garantizar, en acuerdo con todas las jurisdicciones, el incremento progresivo de la inversión educativa” y de “sos tener las políticas nacionales de compensación salarial e incentivos docentes salariales”.

Fuente: El Cronista

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *