El gobierno respondió a tres reclamos de la CGT y evitó un paro