El coronavirus, una bomba de tiempo en las economías de los clubes

El económico será el daño más grande que va a sufrir el fútbol argentino”. La frase de Claudio Tapia en Olé pasó de largo entre tanta preocupación por el coronavirus. La prioridad: la salud. Sin embargo, con el correr de los días los dirigentes de los clubes tomaron la posta. Y esa incertidumbre comenzó también a presentarse entre jugadores, técnicos y empleados.

El cese de actividades es una bomba de tiempo que por ahora está contenida gracias a los pagos de los contratos de la televisión, que asumió el compromiso de abonar también el mes de abril. Pero en el Ascenso, y en mayor medida en las categorías más bajas, la soga ya empezó a apretar. “Si los grandes del fútbol mundial están preocupados, imagínate nosotros”, se lamentó Carlos Eguiazu, vice de Rafaela.

Boca y River son los que tienen más cuerda. Por ejemplo, el contrato de TV significa solo el 6 por ciento de los ingresos del Xeneize, según confirmó Jorge Amor Ameal. Pero en más de la mitad de los clubes de la Superliga, ese ingreso representa entre el 70 y el 90 por ciento del presupuesto del fútbol. Spahn, presidente de Unión, propuso como necesaria “una posición corporativa para generar un acuerdo con el gremio” de los jugadores. Y Yoyo Maldonado, de Independiente, agregó: “Vamos a ir pagando siempre y cuando podamos recaudar para cumplir con las obligaciones”.

El coronavirus, una bomba de tiempo en las economías de los clubes

Los números concretos de la televisión: 457 millones de pesos por año para repartir entre los 24 de la Superliga (50 por ciento en partes iguales, 25 por mérito deportivo y 25 por ránking histórico). En el Ascenso: 2.2 millones brutos para la Primera Nacional, 980 mil para Primera B, 400 para la C, 200 para la D y 370 para el Federal A.

Por lo bajo, algunos dirigentes ya comenzaron a plantear la necesidad de renegociar los salarios. Incluso, algunos llamaron a otras autoridades de clubes europeos para interiorizarse sobre la postura que adoptarán en la crisis. Uno de los casos es el de Barcelona, que les solicitó a sus jugadores que renunciaran al 70 por ciento de sus sueldos, propuesta que fue descartada. Bayern Munich y Borussia Dortmund, de la Bundesliga, habrían llegado a un acuerdo en cifras que no se hicieron públicas.

Mientras tanto, Superliga crea un “comité de crisis” y en Agremiados se mantienen a la expectativa, a la espera de la decisión del Gobierno Nacional sobre la cuarentena. Por ahora, confían en que los derechos de la TV alcancen para cubrir los pagos de abril, aunque saben que si la cuarentena se extiende en el tiempo habrá que sentarse y analizar “caso por caso”.

Pero hacer un paralelismo entre los grandes de Europa y los clubes de Argentina es imposible. Y más aún cuando se trata de instituciones que tienen vida social más allá de la pelota: si el fútbol se “banca” con la TV y los sponsors, el resto de las actividades se sustentan generalmente con las cuotas sociales. Con las puertas cerradas… ¿quién paga? Según publicó La Vozen Instituto solo abonaron el mes de marzo el 10 por ciento de los asociados a pesar de que el club habilitó las transferencias online.

Pero los problemas no terminan ahí. Casi todos los planteles tienen contratos que vencen el 30 de junio, una fecha que a esta altura se presenta como imposible para finalizar el torneo. Sergio Gianturco, vice de Temperley, apela a “la buena voluntad de los jugadores y el gremio para buscar una solución”, que según el sería “la extensión de los vínculos hasta que termine el torneo”.

Ante este panorama, la mayoría de los expertos de la salud proyectan el pico de contagios de coronavirus para fines de abril. En AFA piensan en el regreso del fútbol para fines mayo o junio. Y la mayoría de los clubes, con los ingresos congelados, cruzan los dedos para que la actividad vuelva cuanto antes.

Fuente: TyC Sports

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *