El exconfesor de Julio Grassi obligaba a un nene de 13 años a que lo abrazara para dormirse