El gobierno aseguró que “no hay ninguna posibilidad de una corrida” bancaria