El revestimiento de la torre incendiada en Londres “estaba prohibido”