Estiman que unos 750 represores podrían verse beneficiados por el 2×1