Fin del mito: la keratina puede dañar tu cabello a largo plazo