Higuaín, ¿de Turín a Roma?