Hizo un test de alcoholemia y “rompió” el aparato tras haber superado la medida máxima