Le sacaron 14 gusanos de un ojo que se alimentaban de sus lágrimas