Neymar tuvo que salir del partido por un codazo que le abrió la ceja