“No hay expresión de culpa”, aseguraron tras analizar los gestos de los rugbiers