Revelarán quién fue el cómplice del principal sospechoso del caso Madeleine McCann

Un programa de televisión de Portugal informó que Christian Brueckner tuvo un cómplice en el secuestro y asesinato de Madeleine McCann en el Algarve en 2007.

Los informes indicaron que los investigadores comenzaron la búsqueda de un vagabundo alemán que vivía cerca de Praia da Luz cuando la niña de tres años desapareció del departamento donde se alojaron durante las vacaciones.

El programa Sexta As 9 de Portugal revelará: “Los detectives alemanes han confirmado la sospecha de que Christian Brueckner tenía un cómplice”. Esta información surge en medio de informes en donde los detectives comenzaron a dialogar con el vagabundo que se cree que fue un antiguo amigo de Brueckner.

Una nota que encontraron en Praia da Luz afirmaba que el cuerpo de Madeleine había sido arrojado al embalse de Barragem da Bravura. El mensaje estaba escrito en portugués. Fue entregado a la policía un año después de su desaparición.

En otra parte del adelanto televisivo, el abogado de Brueckner, Friedrich Fuelcher, defendió a su cliente, diciendo que los investigadores lo han convertido en un chivo expiatorio. Además, acusó a los fiscales alemanes de hacer declaraciones audaces sobre la culpabilidad de Brueckner y el presunto asesinato de Madeleine, basándose únicamente en las “pruebas más endebles”.

En esa línea, Fuelcher intentó descartar al principal testigo del estado, Helge Brusching, diciendo que es un criminal convicto y no se puede confiar en él.

Brueckner está detenido por delitos de drogas. El día que ocurrió el crimen, vivía en una cabaña a 15 minutos en auto de donde se encontraba la familia McCann. El GPS del teléfono ubica al sospechoso en la villa turística la noche en que el niña desapareció.

Estuvo vinculado a más de 25 robos en la ciudad. Fue condenado por la violación de una turista estadounidense, aunque la sentencia sobre ese hecho no se confirmó. También fue condenado por una serie de delitos sexuales, incluido ataques sexuales a niños.

 

Comentarios

Comentarios

comentarios