Según Aranguren el verano será una amenaza para la provisión de energia