Tragedia en el geriátrico: “Los gritos se escuchaban desde la vereda”