Un estudio concluye que los adolescentes sin relaciones amorosas se desarrollan mejor