Un grupo de clubes de Primera amenaza con parar el fútbol por recibir menos del dinero pautado por la televisión