miércoles, febrero 21, 2024
NacionalesPolitica

Aníbal Fernández: "Conozco la Provincia mejor que ninguno"

El jefe de Gabinete contó la historia detrás de su bigote y adelantó que presentará una nueva denuncia contra Carrió. También vaticinó que Massa “no va a ser candidato” porque “no existe más”.

El secreto, dice, está en sentarse a estudiar. “Si usted quiere conocer el tema del que va a hablar, ¡hay que estudiar, querido! A mí me pasa con algunos familiares, que me dicen `che, te escuché hablar del caso Nisman, ¡qué bárbaro lo que sabes!´ ¡No, me senté a estudiar! Yo siempre estudié para 10. Los 4 se aplauden y se gritan, pero yo siempre estudie para 10. Yo no leo y no improviso, se de lo que hablo”, se jacta Aníbal Fernández.

– ¿Alguna vez perdió un debate?
-Seguramente. No lo recuerdo… Pero seguramente.

Al jefe de Gabinete y precandidato a gobernador bonaerense no le gusta perder a nada. Es un defensor serial, hasta de lo que le pueda llegar revolver las tripas: “Me ha tocado defender cosas de las que no estaba convencido, pero si es la decisión de mi grupo político, es mi decisión”.

-¿Cosas cómo cuáles?
-Nooo…

-¿Hay algo de lo que se arrepiente?
-Un montón de cosas, pero no pretenderá que se las cuente.

Durante una hora, y como parte del ciclo “Café político” de Infobae, Aníbal Fernández habla de todo. De la carrera bonaerense, de la violencia y la corrupción en el fútbol, de Sergio Massa, Elisa Carrió, Julio Grondona y Marcelo Tinelli; de los medios, de la intimidad familiar y hasta de su frondoso y famosísimo bigote, que rasuró por última vez el 19 de septiembre de 1984. “Había hecho una promesa que si nacía bien Facundo (su hijo varón) me afeitaba. El bigote no es para todos”, se ufana.

Fernández es piadoso con los que quiere y letal con los que no, como con el líder del Frente Renovador, uno de sus blancos predilectos. “Sergio Massa no existe más, no perdamos más el tiempo. Lo que dije hace un año atrás, que se caía como un piano, se está cumpliendo. ¡Se le fue todo el mundo!”, abunda el ex senador.

-¿Y en qué cree se equivocó Massa?
-En ser Massa. Un señor que no tiene formación cultural ni política no puede hacer más de lo que hizo. Hoy está en el piso, no tiene nada, no va a tener nada y estoy convencido de que a cortísimo plazo se va a bajar. No va a ser candidato, estoy convencido.

-¿Y qué piensa de los que dicen que alguna vez Massa podría llegar a ser presidente?
-De Tigre. Del club Tigre puede ser, sí.

El vínculo entre las barras y la policía, la corrupción en el fútbol y el “Bailando por un sueño”

Así como lo destroza a Massa, el precandidato a gobernador del Frente para la Victoria es, por el contrario, benévolo con la dirigencia del fútbol. En especial con Julio Grondona, el fallecido ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), vinculado en los últimos días al megaescándalo de corrupción que salpicó a la cúpula de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA). “Julio Grondona murió”, dice, lacónico, en referencia al supuesto cobro de unos 15 millones de dólares que el ex mandamás de la AFA habría recibido como parte de una eventual coima. Sin embargo, Fernández ensalza la figura del histórico portador del anillo del “Todo pasa”. “Sería un hipócrita si no dijera que la estatura de Grondona como dirigente era superlativa. Tenía cosas muy importantes. Yo lo conocí hace muchos años, pero ya siendo presidente de Quilmes lo frecuenté por un montón de problemas, como tienen todos los clubes. Y siempre tenía un buen consejo, una visión clara”, dice.

En el caso de Alejandro Burzaco, presidente de Torneos y Competencias y uno de los tres argentinos vinculado al escándalo FIFA, el jefe de Gabinete explica que la última vez que lo vio –y la única, afirma– fue en el marco de la negociación con la cadena FOX de los derechos del último superclásico, el del “Panadero” Napolitano y el famoso gas pimienta. “Inclusive estuvimos hablando (con Burzaco) de su papá, que dirigía Tiempo Argentino cuando salió, hace unos 40 años atrás”, recuerda. Fernández da el pie para analizar a los medios de comunicación. “Voy a decir algo que me va a traer un dolor de cabeza, pero la primera vez que le metí los cuernos a Clarín fue conTiempo Argentino, dirigido por Burzaco”, se ríe el ex senador.

-¿Hay diarios opositores y diarios oficialistas?
-Hay medios que tienen que publicar noticias. De lo que me quejo es de lo tendencioso. No necesariamente son opositores. Si Clarín cumpliera con la obligación de contar las cosas buenas y las cosas malas, nadie se quejaría de nada.

“NO NOTO QUE HAYA CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL”

Por enésima vez, Fernández vuelve a hablar maravillas del programa Fútbol Para Todos, aunque ahora va un paso más allá, justo cuando la dirigencia del fútbol está bajo la lupa. El ex senador se la juega: “No noto que haya corrupción en el fútbol, si todos los clubes están fundidos, están todos muertos viendo como sacan agua de la zanja”. En esa línea, el quilmeño ve con buenos ojos la incorporación de Marcelo Tinelli al mundo del fútbol. “Tinelli es Tinelli. Pero para un tipo común y silvestre que tiene que ponerse a discutir la forma de conquista de publicidad, no es lo mismo que te levante el teléfono Tinelli del otro lado. El secreto de Marcelo es si logra tener la virtud de convencer a los presidentes de los clubes, si llega a ser presidente de la AFA, de que les va a resolver los problemas”, asegura.

-¿Y a usted lo convence Tinelli?
-Es un tema mío.

-¿Iría usted al “Bailando”?
-¡No! Iría como programa popular… Me ha invitado, de hecho.

-Julián Domínguez nos dijo que él estaría en condiciones de bailar una chacarera.
-Yo bailo cien mil veces mejor chacarera que Julián Domínguez, pero no lo haría.

-¿Jugaba al fútbol?
-Un wing izquierdo muy habilidoso.

-¿En la política también?
-Más habilidoso.

-Domínguez nos dijo también que en ante un eventual debate usted es un Fórmula Uno y él un Ford Falcon.
-Qué feo término que utilizó, el Falcon me hace acordar a los Falcon verde. Que yo soy un Fórmula Uno, no tengo duda.

La entrevista fue grabada en LAB Cafe (Humboldt 1542)

El jefe de Gabinete está convencido de que tienen que ser dos los precandidatos en la provincia de Buenos Aires, y que él es el mejor de todos. Según sus números, hoy gana la interna del kirchnerismo con 20 puntos de intención de voto. Sus rivales tienen apenas cuatro. “Conozco la provincia mejor que ninguno, me asiste el conocimiento que he generado en estos tiempos”, se jacta. Dice que no es su responsabilidad evaluar la gestión de Daniel Scioli –”para eso están ustedes”-, que no se arrepiente de haber apelado hace unos años a la histórica frase “sensación de inseguridad” –”es del diario La Nación, y la sigue usando”-, y que ya se decidió por quién votará, entre Scioli y el ministro Florencio Randazzo. “¡Ya lo elegí”, jura, divertido, aunque no da nombres.

Los que también eligieron, pero por obligación, son sus familiares. “Mi familia puede no votarme, pero tienen que irse. En mi casa soy muy democrático, vos podés no ser peronista, y lo entendemos, pero te tenés que ir”, vuelve a bromear Fernández. Cada día, a las 7 de la mañana, recibe un llamado de su madre: quiere saber si se abrigó, y le comenta las clásicas conferencias de prensa al alba, en la puerta de la Casa Rosada. El quilmeño solo se pone más serio cuando se refiere a Elisa Carrió y los reiterados y supuestos vínculos que la diputada le achaca al funcionario con el narcotráfico. “Lo de Carrió hace daño. Los jueces le tienen miedo. Pero es una señora sucia que se va de viaje y no tiene la plata para viajar, que vive en un departamento de la calle Santa Fe y nadie sabe cómo lo paga; una señora sucia que declara deudas que cuando vas a la declaración jurada de los teóricos acreedores no tienen el crédito. Me voy a ocupar de hacer una denuncia y los jueces no van a poder esconderse porque la voy a publicar en los portales del mundo”, asevera el ex senador.

-¿Por qué cree que se la agarra con usted?
-Se la agarra con alguien que la sube al ring. Nadie pasea a un perro muerto.

“YO SOY UN FÓRMULA UNO”

Hace un par de semanas, luego de oficializar su precandidatura a gobernador bonaerense, un perseverante tuitero escribió en la red social –una de las más usadas por el jefe de Gabinete– que, si Scioli ganaba la Presidencia y Fernández la gobernación, el kirchnerismo terminaba donde arrancó: “En el duhaldismo”. Se le recuerda el tuit al funcionario. “Yo no soy duhaldista, soy peronista, más cercano a lo que se llama kirchnerismo. A Néstor no le gustaba utilizar ese término, pero yo sí lo utilizo porque hay una franja de gente que no viene del peronismo y que se ha hallado en este grupo político que es el Frente para la Victoria. En definitiva, no está mal llamarlo kirchnerismo”, explica.

-¿Este gobierno es de centroizquierda?
-Sí, lo discutimos todo lo que quiera.

-Jaime Durán Barba, principal asesor de Mauricio Macri, dice que el PRO es de izquierda.
-Durán Barba es un farsante.

 

El look del candidato:

Fuente: Infobae.com.
Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp