sábado, marzo 2, 2024
Tendencias

Descubrieron que un preso por pornografía infantil destripaba gatos, se masturbaba “delante de los restos” y subía los videos a las redes

 

Un joven de la localidad española de Chantada fue condenado a 7 años y 10 meses de cárcel por distribuir pornografía infantil y subir videos a la Red en los que aparece masturbándose frente a los animales que estrangulaba.

Según trascendió, José Antonio Noguerol comenzó a difundir imágenes pornográficas en las redes sociales en 2016. En enero de ese año compartió tres, en uno aparece un nene de dos años con una adolescente.

Un mes después difundió 45 videos de pornografía infantil en un grupo integrado por 257 personas de distintas nacionalidades “dedicado principalmente a la difusión de archivos de contenido pedófilo”, según la Fiscalía que llevó el caso.

Al darse a conocer, el hecho espantó a los vecinos de ese municipio de la provincia de Lugo. Sin embargo, aún estaba por revelarse otras prácticas del ahora preso. En 2017, la Policía registró la casa del hombre y secuestraron un celular: en este había “multitud de videos de maltrato animal de extrema brutalidad, zoofilia, necrofilia, violaciones, asesinatos, mutilaciones, pornografía infantil y agresiones a menores”.

Alguno de los videos de maltrato animal encontrados en su celular habían sido grabados por él mismo. Según los investigadores, en uno de ellos se ve cuando golpeó, aplastó y destripó “con gran ensañamiento a varios gatitos para después masturbarse delante de los restos de los animales”. El hombre subió a Internet algunas de estas imágenes.

La Fiscalía sostuvo que encontraron varios videos del maltrato animal grabados por él en diferentes fechas. En una de las secuencia aparece con conejos a los que mata con “extrema brutalidad”.

José Antonio se encontraba en prisión provisional desde el 4 de mayo de 2017, acusado de un delito continuado de distribución y posesión de pornografía infantil y un delito continuado de maltrato injustificado a animales domésticos con “ensañamiento”.

Tras reconocer los hechos y por un acuerdo de conformidad entre la defensa y la acusación pública, fue sentenciado a siete años y diez meses de prisión: seis por distribución y posesión de pornografía infantil y 22 meses por maltrato a animales.

El abogado de la defensa, José Manuel Núñez Torrón, recordó que José Antonio lleva “en prisión dos años y medio”, por lo que le quedarían por cumplir otros “cinco años y seis meses” de reclusión.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *