domingo, mayo 26, 2024
Tendencias

El calor y la sequía ponen en aprietos a los quesos de los Alpes franceses

El calor y la sequía récord de Francia no han perdonado los majestuosos pastos de los Alpes, donde a las vacas les cuesta encontrar suficiente hierba para producir la leche con la que se fabrican el reblochon y otros preciados quesos.

“Todo está amarillo y seco a causa de la sequía. Ya no hay bastante hierba. Nos vemos obligados a descender de los pastos un mes antes”, explica Théo Bargetzy, mientras los cencerros resuenan a 1.600 metros de altitud.

Multitudes de turistas en busca de temperaturas más frescas acudieron este verano a los Alpes, donde también pueden comprar el popular reblochon, muy usado en los platos de montaña, y otros quesos a productores locales.

Pero este año algunos de los que se dirigen a la granja des Lorettes, situada en La Clusaz (este), se van con las manos vacías: las vacas no reciben su habitual ración de hierba fresca, por lo que su leche es menos rica.

El mes de julio fue el más seco registrado en Francia desde 1961 y las olas de calor hicieron que las temperaturas cerca de esta localidad alpina superaran los 30 ºC varios días, algo inaudito en sus empinadas laderas.

“Perdemos un reblochon por día y por vaca, así que en una semana son 300 quesos menos”, dice Bargetzy, mientras moldea la cuajada fresca en discos que se afinarán en una bodega hasta que se forme su distintiva corteza amarilla azafrán.

Se necesitan cuatro litros de leche para elaborar cada queso, que pesa unos 450 gramos, dentro de las directrices establecidas por el Instituto Nacional de Origen y Calidad, guardián de las estrictas denominaciones de origen.

“Lo peor es que, cuando hay muchos turistas que quieren comprar, no tenemos suficiente para todos: se nos acaba y no podemos vender a toda la gente que viene a visitarnos“, lamenta el joven productor.

Comentarios

Comentarios

comentarios