El juez sentará en el banquillo a Messi por presunto fraude fiscal

El juez de Gavà (Barcelona) que investiga si Leo Messi pudo defraudar más de cuatro millones de euros a Hacienda ha decidido, finalmente, sentar en el banquillo al astro azulgrana.

El magistrado ha informado que mantiene el juicio oral contra el jugador y su padre, Jorge Horacio Messi, por tres presuntos delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2007 y 2009 vinculados con los ingresos por explotación comercial de los derechos de imagen del jugador.

El juez recoge así la petición de Hacienda de continuar adelante con el juicio pese a que Messi abonó cinco millones de euros para tratar de saldar su deuda. La Fiscalía, en cambio, reclamó que se archivara la causa contra el jugador y se mantuviera únicamente la de su padre. Las dos partes tienen ahora diez días para solicitar la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa.

Para mantener la causa abierta contra el jugador el juez alega que “existen indicios suficientes” de que el futbolista “podría haber conocido y consentido la creación y mantenimiento de una estructura societaria ficticia” creada únicamente con el objetivo de burlar el pago de tributos a Hacienda.

El juez recuerda en su escrito que el futbolista azulgrana firmaba todos los contratos a través de los cuales se habría cometido el fraude a través de empresas ficticias. Así, teniendo en cuenta que en los mismos constaban dichas presuntas tapaderas el jugador, según el juez, “podría haber advertido la intervención de esta personas en alguno de estos casos o podría haber leído alguno de estos contratos aunque fuera en sus encabezamientos”.

Otro de los argumentos que utiliza el juez para llevar a Messi al banquillo es la firma ante notario de la cesión de los derechos de imagen a la sociedad Sports Consultants en 2006 por un periodo de 10 años “de manera ficticia y por precio irrisorio”. El juez ve en este contrato “la base y origen de todo el entramado societario ficticio creado con finalidad defraudatoria”.

Asimismo el juez cuestiona el contrato de imagen que firmó con el FC Barcelona en la que intervino la empresa Lazario GmbH y a la que cedió temporalmente los derechos de explotación.

Entre sus argumentos el juez de Gavà recuerda que para considerar partícipe a un imputado -en este caso Messi- en este tipo de delitos “no es necesario que tenga pleno conocimiento de todas las operaciones contables o societarias ni la cuantía exacta de lo defraudado”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp