El rojo y su vuelta a Primera! Aquí todos los detalles

Con goles de Zapata y el bahiense Pizzini, festejó en La Plata; había descendido hace un año.

Bajo la lluvia, corriendo hasta el último minuto, con un gol agónico, sin sobrarle nada… no podía ser de otra manera el esperado ascenso de Independiente. Sea como fuere, el Rojo es otra vez de Primera.

En el desempate ante Huracán, el equipo deOmar De Felippe ganó 2 a 0 (Zapata, a los 37, y Pizzini, a falta de tres minutos) y desató la angustia contendida durante 90 minutos y un año.

No propuso mucho en los 90 minutos; más bien esperó y especuló, pero pegó en los momentos clave y le negó la chance a Huracán, que deberá esperar otra temporada para volver.

Tuvo dos chances claras el Rojo cuando Huracán tiró mal el offside (una, de Mancuello a los 34), pero casi no inquietó a Marcos Díaz. Hasta que Pisano dibujó una muy buena contra, dejó en ridículo a Capurro y remató para que Zapata, atento, mandara a la red el rebote del arquero. Era 1-0 y a aguantar.

En el complemento, Huracán puso todas sus balas al ataque. Abusó de los centros y no mostró claridad. Al volcarse a la ofensiva, descompensó el fondo. Y el Rojo aprovechó una contra letal: Pizzini partió habilitado y, tras superar a Díaz, puso el 2-0 final para terminar con la angustia.

Con la victoria, el Rojo puso fin a un año traumático tanto en lo futbolístico como institucionalmente.

Había descendido a la B Nacional el 15 de junio, tras la derrota en Avellaneda por 1-0 ante San Lorenzo. En el medio quedó un DT (Miguel Angel Brindisi estuvo cuatro fechas) y se fue el presidente, Javier Cantero.

El comienzo no había sido fácil, porque Independiente apenas había ganado dos de los primeros 12 partidos en 2014. Pero De Felippe pidió paciencia, armó un buen grupo y toleró las presiones junto con los referentes del club.

Así, entre sufrimiento y más sufrimiento, un año y 90 minutos después, Independiente volvió a ser el tercer grande del fútbol argentino.

La figura.

Matías Pisano: creó la jugada del gol aprovechando el ritmo del contragolpe, dejando en ridículo a Capurro y sirviendo el gol a Zapata.

La clave.

El Ruso Rodríguez y la defensa. Independiente propuso muy poco, pero tuvo solvencia en el fondo para sostener el 1-0, desde los 37 mintuos.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp