domingo, mayo 26, 2024
NacionalesSociedad

La familia trans que logró su derecho

Alan y Oriana tuvieron una hija y luego cambiaron su sexo registral e identidad en sus DNI. Pero en la partida de nacimiento de la niña seguían figurando con los nombres que ya no les correspondían. Ahora, lograron que el Registro Civil salteño rectificara también ese documento.

Una niña de 3 años de una familia trans de Salta recibió finalmente la nueva partida de nacimiento que rectifica la identidad de sus padres, quienes con posterioridad al nacimiento cambiaron su nombre y sexo registral, un derecho al que accedieron por la Ley de Identidad de Género. El reclamo de la familia y las demoras en la provincia para conceder el derecho fue revelado por Página/12 en mayo pasado.

“Este es un paso muy importante porque no somos la única familia trans en Salta y en la Argentina. Somos muchos. Conocemos una familia que está en la misma situación que nosotros, pero ellos aún no iniciaron el trámite”, dijo Oriana minutos después de recibir la nueva partida de nacimiento de su hija, de 3 años. Para la mamá de la pequeña se trata de “una nena más, común y corriente, que es lo que nosotros buscamos: ser una familia”.

Alan, el papá de la niña, también habló en la sede del Registro Civil de Salta, hasta donde llegó junto a su familia, acompañados por miembros de organizaciones que trabajan en defensa de los derechos igualitarios. “Estoy feliz porque luchamos tanto tiempo hasta que se dio. Hoy fue el gran día. Estoy feliz por mi hija y por mi familia. Contento y sin palabras”, remarcó el padre de la pequeña.

La niña nació el 3 de abril del 2011 y sus padres, Alan y Oriana, decidieron con posterioridad al nacimiento cambiar sus identidades en sus documentos, amparados en los nuevos derechos que promueve la Ley de Identidad de Género. Pero al momento de intentar registrar ese cambio en la partida de nacimiento de su hija, la directora del Registro Civil de Salta, Mónica Antacle, advirtió que “la ley del Registro Civil autoriza a un procedimiento administrativo respecto de la rectificación cuando se trata de errores u omisiones”.

“Acá no hubo errores ni omisión al momento de labrar la partida original”, explicó Antacle, quien elevó en consulta el caso a la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Gobierno, al advertir que, pese a lo indicado por la ley de Registro Civil, “se planteaba en los hechos una incompatibilidad de la documentación”. Luego, desde el organismo dependiente del Ministerio de Gobierno se “dispuso la intervención de la Fiscal de Estado, Mónica Lionetto, y a la vez, como estábamos hablando de una niña de tres años, también se corrió vista al representante legal de la menor, que es la Asesoría de Menores e Incapaces”.

Tanto la resolución de Lionetto como el dictamen de la defensora de Incapaces Claudia Flores Larsen fue favorable a la petición de la pareja trans, lo que permitió al Registro Civil de Salta hacer las rectificaciones necesarias en la partida de nacimiento de la niña en un trámite administrativo.

“Fue un proceso de unos ocho meses, pero se hizo con mucha voluntad y sin dejar de cumplir con todos los pasos necesarios para que sea intocable legalmente”, afirmó la directora del Registro Civil salteño.

Karen Díaz, que preside la fundación Igualdad en Salta, calificó la decisión como “un avance muy importante en esta década que estamos viviendo” y reconoció “el buen accionar de los funcionarios en aplicar lo correcto y regularizar lo que es la ley de identidad de género a favor de los padres”. En este sentido, explicó que se trata de “una criatura que no reconoce a los padres con los nombres que tenían antes y el Estado tampoco los reconoce, por lo que es muy importante generar este tipo de cambios”.

“Fue una larga espera pero con un buen resultado y hoy estamos festejando”, destacó la dirigente, quien resaltó que se trata del primer caso “en todo el país, donde se rectifica el cambio registral de los progenitores en la partida de nacimiento de la niña”.

Desde la fundación que dirige, Díaz realizó un seguimiento del caso, junto con la Asociación 100% Diversidad y Derechos, de Buenos Aires, pero en el proceso “también acompañaron el Inadi (Instituto Nacional contra Discriminación) y la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia”, contó.

La directora del Registro Civil aclaró que “la partida original queda inmovilizada, en resguardo, para que la niña -solo ella o un juez- pueda tener acceso cuando lo desee, porque es una forma de garantizarle su identidad”. El trámite de rectificación realizado fue “exclusivamente para compatibilizar el nombre de pila de los progenitores y para que cuando se exhiban los documentos nacionales de identidad de los padres concuerden con los datos del certificado de nacimiento de la nena”, agregó la funcionaria.

“No es un dato menor, porque esto se requiere para la obra social, la matricula curricular, para un viaje y para cualquier trámite”, explicó Antacle, quien anticipó que ahora, con la certificación de nacimiento con los cambios producidos, “vamos a tomar el trámite del nuevo DNI de la nena”.

La organización 100% Diversidad y Derechos celebró la nueva partida y pidió que “esta decisión por vía administrativa sirva de antecedente para que los registros civiles no judicialicen pedidos similares”. “La vulneración de los derechos de una niña de apenas tres años era inadmisible, primero la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) y finalmente la Fiscalía de Estado de la provincia nos dieron la razón, el pedido de la familia era totalmente legal y el Registro Civil lo negó porque hizo una interpretación restrictiva de las normas”, explicó Martín Canevaro, secretario general de la ONG.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *