Los encuestadores prevén un impacto limitado en la campaña

Las consultoras Poliarquía, Isonomía y Mora y Araujo dicen que la muerte de Nisman no tendrá un efecto directo en las urnas.

La noticia de la muerte del fiscal Alberto Nisman generó récords de audiencia en radio y TV y millones de menciones en las redes sociales. Alteró las agendas proselitistas de los candidatos presidenciales y generó que el oficialismo impulsara una nueva ley de inteligencia. Pero para los encuestadores este caso no necesariamente se trasladará a la campaña electoral de los próximos meses ni al resultado en las urnas.

¿Cómo seguirá el panorama político en adelante? Tres encuestadores consultados por LA NACION minimizaron -con la información que existe hasta el momento- el impacto del caso Nisman en la campaña electoral que se avecina.

Fabián Perechodnik, de Poliarquía; Manuel Mora y Araujo, de Mora y Araujo & Asociados, y Juan Manuel Germano, de Isonomía, aseguraron que los cuestionamientos al Gobierno no se trasladarán necesariamente a las urnas. En tanto, Fernando González, de González y Valladares, apuntó al impacto en la imagen presidencial del caso.

“Más allá del impacto negativo en la imagen de la Presidenta y de funcionarios como Jorge Capitanich [quien rompió notas del diario Clarín frente a las cámaras], tengo dudas en relación con el escenario futuro, porque el proceso electoral está lejos y puede ir decayendo la atención sobre el caso Nisman, excepto que haya revelaciones importantes a partir de las próximas declaraciones. La Justicia está tomando un rol protagónico y proactivo”, evaluó Perechodnik.

El consultor señaló a la oposición por no haberse reunido el lunes siguiente a la muerte del fiscal para “marcar una línea política”. “La política opositora no estuvo a la altura de los hechos. El Congreso no es una caja de resonancia de las preocupaciones de la ciudadanía, más orientadas a la inseguridad y a los temas económicos. Las cuestiones institucionales no son parte de la agenda de la sociedad”, indicó.

En esa línea, Manuel Mora y Araujo consideró que el caso Nisman afectará poco en la campaña. “El oficialismo está muy débil y el candidato más fuerte, que es [el gobernador] Daniel Scioli, tomó distancia. El desgaste va absorber a la Presidenta y sus colaboradores más cercanos”, puntualizó.

En cuanto a la oposición, Mora y Araujo señaló que “aún debe definir opciones electorales y armar un esquema propositivo”. En las últimas encuestas de la consultora surgió que “la gente no cree en el Gobierno o está enojada, pero eso no impacta en el voto porque el oficialismo no tiene candidatos en juego en esta elección”.

Juan Manuel Germano, director de la consultora Isonomía, sostuvo que “en las provincias, el impacto en términos de imagen del Gobierno no necesariamente se condice con baja de votos”. “El caso Nisman renovó lógica binaria: en 2014, el Gobierno parecía estar acoplado a la figura de Scioli, que es bien distinta del kirchnerismo más duro. Había un escenario electoral con tres candidatos (Scioli, Macri y Massa) en el que se desdibujaba la lógica K y anti-K”, analizó Germano.

“Si bien el caso golpea mucho más al Gobierno, todos tendrán que tener cuidado que no se utilice políticamente”, consideró.

Para Fernando González, el caso Nisman “afectó mucho a la imagen presidencial”. En relación con el moderado impacto de la alianza Macri-Carrió, el director de la consultora González y Valladares indicó que “en este contexto los temas de agenda política no terminan de tener aparición plena”.

Mora y Araujo sostuvo que el caso Nisman hegemoniza la agenda por el dramatismo que encierra su muerte. “Parece un crimen perfecto e involucra al poder, a la inteligencia, el rol de fiscales y las relaciones internacionales”, planteó.

Germano sostuvo que el tema persiste en la agenda por “la lógica policial” que lo envuelve. “Al tratarse de una muerte política, la ciudadanía exige respuestas rápidas, aunque percibe bajos niveles de legitimidad en casi todos los actores involucrados en este tema”, señaló.

UN BOOM EN LAS REDES SOCIALES

  • El caso Nisman generó más de un millón de menciones en las redes sociales en la semana de su muerte. “El tema genera contenidos que cumplen todos los axiomas: entretiene (desde el morbo) e incluye elementos de ideología”, aseguró Mariano Tato, de la consultora Becom1.
  • Tato explicó que “las redes generan el sentimiento de participar; en la Red no importa la verdad sino lo que la persona cree”. “La duda es más fuerte que la verdad revelada que pueda aportar la Justicia”, precisó.
  • Fuente: La Nación.
Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp