miércoles, mayo 29, 2024
Policiales

Murió el joven bonaerense baleado al viajar a Santa Fe para comprar una moto

El joven de 22 años que fue baledado en la cabeza cuando llegó a la ciudad de Santa Fe desde el partido bonaerense de Lomas de Zamora para concretar la compra de una motocicleta que había pactado por una red social, murió en las últimas horas a raíz de la grave herida sufrida, y por el crimen fue detenido un sospechoso de 21, informaron hoy voceros judiciales.

El hombre, identificado como Lautaro Isak, recibió un disparo en la nuca y se encontraba internado en grave estado en la sala de cuidados intensivos del hospital José María Cullen.

La policía informó que Isak llegó ayer a Santa Fe en compañía de un hermano y otras dos personas con la intención de adquirir una motocicleta Honda Tornado de 250cc a un hombre con quien se había contactado por por Internet.

Pero al llegar al lugar, en vez de concretar la operación fue agredido.

El caso se conoció en la tarde de ayer, cuando Isak fue trasladado hasta el hospital Cullen en el automóvil Chevrolet Astra en el que había llegado desde desde Lomas de Zamora.

Según el relato del hermano de la víctima, llegaron para concretar la compra del vehículo a una vivienda situada en calle Larrea al 1.600, en barrio Coronel Dorrego, donde Isak recibió un disparo y el automóvil otros dos.

Voceros sanitarios indicaron que el disparo alcanzó al muchacho en la región occipital del cráneo y que su estado era grave.

Leonardo Isak, padre del joven, relató que Lautaro “hizo una transacción por Facebook de una moto con alguien de acá en Santa Fe” y sostuvo que al llegar al punto de encuentro “prácticamente lo ejecutaron de un tiro en la nuca y cuando cayó al piso le robaron el celular, no sé si le llevaron algo de dinero”.

En declaraciones a radio Uno 106.3 de Santa Fe, Isak añadió que su hijo “está en terapia intensiva y con un parte para nada alentador”.

“Los médicos me dijeron que no hay mucho para hacer y le destrozaron la cabeza. La bala atravesó desde la nuca a la frente, así que la cabeza está destruida. Los daños son irreversibles, por lo que mi hijo estará vivo hasta que su corazón diga basta”, concluyó.

Comentarios

Comentarios

comentarios