Piden más de ocho años de cárcel para Shakira y una multa de 23,7 millones

La Fiscalía española ha formalizado este viernes su escrito de acusación contra Shakira, en el que solicita una pena de ocho años y dos meses de cárcel para la cantante colombiana por seis delitos contra la Hacienda Pública.

Después de que se esfumara la posibilidad de un pacto ―Shakira rechazó la última oferta, que suponía evitar el ingreso en prisión―, el ministerio público concluye que la artista defraudó 14,5 millones de euros esos años al evitar el pago del IRPF y el impuestos obre el patrimonio.

Además de la pena de cárcel, que en caso de condena firme podría suponer su ingreso en prisión, solicita el pago de una multa de 23,7 millones de euros.

El ministerio público atribuye a Shakira seis delitos contra la hacienda pública con dos agravantes: uno, por la elevada cuantía de la defraudación y el otro, por la “utilización de personas jurídicas interpuestas”, o sea de sociedades en paraísos fiscales que le permitieron ocultar sus ingresos al fisco.

La fiscalía, sin embargo, aprecia también una circunstancia atenuante que ha permitido rebajar las penas de prisión: la reparación del daño, ya que la estrella colombiana puso a disposición del juzgado 17,2 millones para hacer frente a eventuales responsabilidades.

La fiscal ha solicitado que, en el juicio, se interrogue a Shakira y a un total de 37 testigos, algunos de ellos por videoconferencia.

La presentación del escrito de acusación supone que, en las próximas semanas, el juzgado de Esplugues (Barcelona) que ha investigado los hechos dictará auto de apertura de juicio oral. Eso significa entre otras cosas que, si hay pacto de última hora, Shakira tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados, aunque sea para refrendarlo.

Todo apunta por ahora, sin embargo, a que el juicio se desarrollará con normalidad. La cantante ha criticado duramente a la fiscalía -a la que acusó de “intransigente” y de emplear “medios indebidos para presionar”- y busca la absolución. Pese a la exposición mediática que supone una vista oral de esas características, tiene la determinación de llegar hasta el final, trasladan fuentes de su entorno.

La Fiscalía concluye que, entre 2012 y 2014, Shakira eludió el pago de impuestos (IRPF y Patrimonio) por valor de 14,5 millones. La tesis de la acusación es que en ese periodo había iniciado ya su relación con el jugador del Barça Gerard Piqué y residía de forma habitual en Barcelona.

A efectos fiscales, vivía en España y la prueba es que pasó esos años pasó aquí 183 días o más, el requisito que fija la ley para que alguien sea considerado residente fiscal. Ese es el gran elemento de discusión en este caso. Shakira ha alegado desde el principio de la investigación que disponía de residencia legal en Bahamas.

La acusación se asienta sobre los informes de los técnicos de la Agencia Tributaria, que analizaron el día a día de Shakira a través de su asistencia a peluquerías y salones de belleza, de sus visitas a la clínica Teknon durante el embarazo de su primer hijo o el alquiler de un estudio de grabación cerca de Barcelona.

Los técnicos analizaron, además, las redes sociales de la artista, que permiten situarla en España la mayor parte de días del calendario. (Diario El País)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp