lunes, mayo 20, 2024
Policiales

Preventiva para el esposo que mató a su mujer tras encontrarla con su amante

 

La justicia de San Juan procesó y dictó prisión preventiva a Diego Álvarez, acusado del homicidio agravado de su esposa Brenda Requena Montaña, a quien sorprendió con su amante en un descampado de la localidad de Albardón, a unos 15 kilómetros al norte de la capital de San Juan.

El juez de Instrucción Guillermo Adárvez, descartó que Álvarez hubiera matado a su esposa en medio de un cuadro de emoción violenta, al tiempo que también lo procesó por lesionar y coaccionar al amante de la víctima, José Guajardo.

Según la sentencia del juez, Álvarez venía sometiendo a Brenda a malos tratos por celos, porque no le permitía tener un teléfono y hasta le impedía salir de compras con sus propias hermanas.

La resolución del juez de Instrucción que procesa con prisión preventiva a Álvarez, lo hace “por estrangular hasta matar, prenderle fuego y enterrar a su esposa Brenda Montaña Requena”, de 24 años y madre de dos hijos.

El homicida, la envolvió en una membrana para techo y la quemó con dos cubiertas de auto, por lo que el juez calificó el delito como “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por violencia de género”, porque consideró probados “los excesivos celos y las situaciones de violencia a las que era sometida la víctima, como no tener un celular o no salir, siquiera con sus hermanas”, según informaron en Tribunales.

El magistrado también procesó a Álvarez por los delitos contra el amante de la víctima, José Guajardo (24), a quien “lesionó en una mano que usó para cubrirse cuando le lanzó un trozo de escombro”, y también por coaccionarlo, diciéndole que “lo mataría si no se iba”, en la mañana del 11 de julio pasado, cuando lo sorprendió junto a su esposa en una hondonada de un río seco detrás de la Villa Mallea, unos 300 metros al este de la ruta 40, en Albardón.

La decisión del juez, da por tierra con la hipótesis planteada por el defensor Marcelo Abarca Gómez, quien había pedido cambiar la calificación del delito por el “estado de emoción violenta” que le significó a su cliente sorprender a su esposa con otro.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *