Santa Fe definirá hoy si acepta el pedido del macrismo para abrir las urnas

El presidente de la Corte Suprema provincial, Roberto Héctor Falistocco, confirmó que hubo un pedido de Pro para que se recuenten los votos:”Tenemos que resolverlo en el día de la fecha”; el escrutinio definitivo se puede extender durante más de un mes.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Roberto Héctor Falistocco, confirmó que hoy mismo se resolverá si se acepta un pedido del macrismo para que se abran “todas las urnas”, ante el triple empate virtual que arrojaron las elecciones del domingo entre los candidatos Miguel Lifschitz (socialismo), Miguel Del Sel (Pro) y Omar Perotti (PJ).

Tenemos que resolver en el día de la fecha un pedido de apertura total de todas las urnas” realizado por el Pro , confirmó el magistrado, en una entrevista con radio Continental. Aclaró que esa decisión se tomará “previa vista del Procurador General” de la provincia, que deberá emitir su opinión frente al reclamo.

Falistocco señaló que, como manda la ley, el recuento definitivo se realizará mañana, 48 horas después de concluidos los comicios, y estimó que ese proceso demandará cerca de dos semanas.

En diálogo con FM Nacional Rock, el titular del máximo tribunal provincial dijo que “si hubiera apertura de urnas, el escrutinio definitivo llevaría 45 días”, y recordó que una situación similar ocurrió en 1995″.

Esta mañana, en diálogo con radio Mitre, el socialista Lifschitz aclaró que el Frente Progresista Cívico y Social “no tiene inconvenientes” en allanarse al reclamo presentado por el Pro, luego de que el propio Del Sel difundiera de manera pública una serie de irregularidades que se habrían cometido durante el escrutinio provisorio, que está a cargo del Poder Ejecutivo local.

Anoche, en una entrevista en el canal TN, el ex Midachi mostró documentación según la cual el escrutinio provisorio de la página oficial en algunos casos no coincide con el telegrama, con resultados incluso inversos.

“Tengo varios casos acá. Estoy mostrando tres planillas con casi 200 votos recuperados. Ni me quiero imaginar la cantidad que puede haber así”, manifestó el candidato. “El escrutinio provisorio es el que estamos conociendo, pero no es el real”, enfatizó.

“LLAMATIVO”

El apoderado de Pro, Lucas Incicco, explicó a LA NACION que Pro pediría la apertura de las urnas y el recuento de todos los votos formalmente al Tribunal Electoral antes de que empezara el escrutinio definitivo. “Además del llamativo freno en la carga estamos detectando irregularidades entre las actas de votación que firmaron nuestros fiscales y lo que aparece volcado en el sistema”, ahondó.

Pro difundió imágenes para dar cuenta de esas “irregularidades”.

 

 
 

 

CÓMO ES EL ESCRUTINIO

El proceso de conteo que comenzará mañana en Santa Fe estará dividido en dos etapas.

En una primera instancia se contarán los votos de las 347 mesas que, por fallas o irregularidades, no fueron computadas durante el recuento provisorio del domingo pasado. Representan el 4,55 por ciento del universo de votos emitidos.

Según ese primer escrutinio, el ganador de la elección fue el socialista Miguel Lifschitz, con apenas 2128 votos más que Miguel Del Sel. Tercero, a 1,33%, quedó Omar Perotti.

En las 347 mesas cuyas urnas se analizarán primero votaron casi 100.000 personas, por lo que el resultado del escrutinio provisorio podría cambiar.

En una segunda instancia, se avanzará sobre el resto de las mesas. El procedimiento consiste en abrir cada urna, pero no para contar todos los votos, sino para revisar el telegrama que contiene los resultados de la mesa. Ese documento registra el detalle de los votos recibidos por cada lista en cada una de las categorías (gobernador y vice, diputado provincial, senador provincial e intendente), y está firmado por las autoridades de la mesa y por los fiscales de cada uno de los partidos.

Ante funcionarios de la justicia electoral y representantes de las fuerzas políticas se comparará el contenido de ese telegrama con el que cada presidente de mesa envió al centro de cómputos. Sólo podría abrirse una urna para contar los votos de a uno si del cotejo entre telegramas surge una diferencia importante. Los fiscales del o los partidos afectados podrían pedir la apertura en ese mismo momento. En total, deben revisarse 7628 mesas.

Fuente: La Nación.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *