Abal Medina, el primer funcionario de primera línea que admitió los “pagos ilegales” hacia la política