Afirman que la obra de arte más costosa del mundo podría no ser auténtica