Autoridades francesas temen nuevos disturbios de los “chalecos amarillos”