El Gobierno y la Iglesia apuestan a mantener el diálogo