Estudiaron el llanto de los bebés con algoritmos y descubrieron nuevos patrones de comunicación