Fernando de la Rúa opinó sobre la crisis brasileña